Flandes en familia

Todo lo que te ofrece Flandes

Flandes ofrece a las familias una gran cantidad de atractivos: sus museos, castillos, canales y parques temáticos… y al mismo tiempo es un destino con gran encanto para los mayores, con su gran variedad de cervezas, arquitectura magníficamente conservada y continua actividad cultural.

La zona originalmente formada por el condado de Flandes, se reparte hoy en día entre los territorios al norte de Bélgica y zonas limítrofes con Alemania y Países Bajos. Cuna de grandes pintores flamencos y referencia imprescindible en la historia del cómic, Brujas, Gante o la capital Bruselas, ofrecen una combinación de historia y modernidad, ciudad y paisaje que hará las delicias de grandes y pequeños

Bruselas, capital de Europa

Así conocida por ser la sede de la Unión Europea y la OTAN, se merece igual reconocimiento como ciudad cosmopolita e internacional por su mosaico de lenguas y culturas. Destaca por su restauración, sus más de 80 museos y una rica historia que le da un gran atractivo cultural. 

No puedes dejar sin ver la Grand Place, que fue construida como un mercado para comerciantes en el siglo XIII y que en pleno centro de Bruselas, acoge a numerosos festivales y conciertos durante todo el año.

El símbolo clásico de la ciudad es sin embargo el famoso Manneken Pis (Eikstraat) al que podrás llegar paseando entre los muchos callejones con encanto del centro. Por supuesto debes pasarte por el Sablon para probar sus bombones y disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad, desde el mirador del Palacio de Justicia.

Gante, joya flamenca

Imprescindible sentarse en uno de los muchos cafés a lo largo del Graslei o Korenlei y pasar un buen rato bebiendo una cerveza fuerte o un café bien hecho. El área Graslei y Korenlei es sin duda el lugar más hermoso en la ciudad, y si le preguntas a un local, te diría que del país. Disfrutarás del ambiente observando a la gente pasear frente a las casas medievales y los barcos turísticos.

Si te animas a alquilar una bicicleta, no dejes de pasear por las sinuosas callejuelas de adoquines de Patershol con sus pequeñas tiendas y restaurantes íntimos.

Y sin duda los niños disfrutarán entre las murallas del castillo Gravestein y quizá reviviendo algo de historia con su museo de la tortura.

Brujas, patrimonio de la humanidad

Brujas, con sus canales y puentes pintorescos, se ha ganado el merecido apodo de “la Venecia del Norte”. Sus calles de adoquines, arcos de ladrillo e iglesias de piedra harán que desees fotografiar cada rincón, llevar contigo un poco de su magia.

Con sus cisnes, sus carruajes tirados por caballos en las calles y los narcisos en el parque, parece que en efecto todo sea casi mágico.

Incluida en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Brujas tiene el casco urbano medieval mejor conservado. Con el centro cerrado a los coches, toda la impresionante belleza y la cultura de esta inolvidable ciudad se pueden explorar fácilmente a pie, o dando un paseo en barco por los tranquilos canales.

Malinas, para todas las edades

Malinas es una ciudad para todas las edades. Los más jóvenes pueden disfrutar activamente en el Museo del Juguete mientras que los jóvenes de corazón pueden entretenerse en Het Anker, una de las fábricas de cerveza más antiguas en Bélgica.

Malinas es además la sede de Technopolis, un parque dedicado a la divulgación de la ciencia entre niños y mayores donde disfrutareis toda la familia. 

Solicita cotización

Irene Avila

Publicado por Irene Avila

Fundadora de Kiwaka Travel, viajera, madre y bloguera. Viajar es y será siempre mi pasión y la de mi familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *