Si sois una familia en busca del mejor destino de vacaciones ¿cómo elegir un hotel adecuado cuando viajas con niños? En principio un buen hotel debería serlo también si viajas en familia, pero no siempre es así. Por eso hemos recopilado las principales características que debe tener un hotel para estar en nuestra lista de hoteles para viajar con niños

1. Animadores

Los mejores son los que ya desde el inicio ofrecen toda una experiencia a lo más pequeños, por ejemplo con un welcome pack en la recepción. Pero para que un servicio de animación sea de calidad debe, ante todo, disponer de varios programas adaptados a los diferentes grupos de edad.

Es verdad que el equipamiento es importante, pero no lo es menos que los programas ayuden a nuestros hijos a aprender algo durante su estancia. además de, o mejor dicho, mientras se divierten. Lo ideal es que hasta los tres años fomenten el aprendizaje a partir de juegos; entre los cuatro y los ocho continúan los juegos didácticos, pero comienzan los deportivos y ciertos espectáculos; de nueve a 12 a los juegos se añaden clases y actividades pedagógicas y a partir de los 13, deportes al aire libre, fiestas y actividades.

Ojo en los hoteles de playa con el idioma de los animadores. No es difícil encontrarte con animadores franceses en Málaga, que apenas pronuncian una palabra en Español o Ingleses en Tenerife que igual de lo mismo.

2. Habitaciones temáticas

Una cosa es que el hotel tenga equipos y equipamiento para niños en las zonas comunes y otra que las habitaciones estén decoradas con temática infantil. Si lo que buscas son hoteles de este tipo, no te costará mucho en las zonas de costa, aunque desde luego los reyes de la decoración son y serán siempre los hoteles de parques temáticos. ¿Quien no quiere dormir en las literas de una casa del oeste del Cheyenne de Disney o en un castillo de Lego en Legoland?  Fuera de estos circuitos sin embargo esto es mucho menos común y  lo mínimo es disponer de camas supletorias o comunicación entre habitaciones si somos muchos.

No dejes de preguntar expresamente si la supletoria está incluida en el precio, no serías el primero que se lleva la sorpresa en el checkout del hotel.

3. Menú infantil

Quién no ha sido un trasto con la comida de pequeño y hasta de mayor. Si el hotel ofrece servicio de buffet lo habitual es que los más peques encuentren siempre esa hamburguesa, perrito o pizza que tan fácilmente devoran. Sin embargo no conviene que los niños coman estas cosas muchos días. Consulta antes de iniciar el viaje.

Si tienes niños con algún tipo de alergia o intolerancia ,seguro que ya sabes de sobra qué información necesitas, pero en cualquier caso recuerda que la normativa sobre alérgenos obliga a cualquier establecimiento de restauración a facilitar información clara y detallada sobre a los alimentos.

4. Excursiones

Si el hotel dispone de piscina con toboganes o si tus hijos son de playa por la mañana, por la tarde, y por la noche, no te será fácil conseguir que salgan a disfrutar de algo diferente. Al menos algún día. Aún así, pasadas las rabietas agradecerán que el hotel te facilite alguna excursión pensada para ellos.

Consulta con tu agencia los atractivos de la zona y aunque casi todos los hoteles disponen de información y hasta acuerdos para estas excursiones, mejor si llevas un plan preparado de antemano. No te cuento si además has elegido hacer una escapada de agro-turismo o si próximo al hotel hay un aquarium o un zoo por ejemplo.

5. Animales

No es sólo que un visita al zoo les va a encantar. ¿Has pensado en alquilar una cabaña y dejar que los gansos de la granja te despierten cada mañana a las 7 pidiendo a gritos sus “miguitas” de pan que tus hijos les dieron el primer día? No, en serio, aunque a ti no te haga mucha gracia verás lo rápido que tus hijos son capaces de abandonar las sábanas para dar los buenos días a los animalitos. Lástima se les olvide cuando toca volver al colegio.

¿Qué le pides tu a un hotel para viajar con tus niños? Cuéntanos en los comentarios y añadiremos tu consejos en un próximo post.