Antes de nada ten en cuenta que las cabinas de un crucero privado, sea un velero o un catamarán, no son demasiado grandes y que necesitarás aprovechar al máximo el espacio para disfrutar al máximo de tu aventura. Por ello te recomendamos que lleves una bolsa de viaje, mejor que una maleta rígida. Estas bolsas se adaptan mejor al espacio disponible y reducen su tamaño, conforme se quedan vacías. Ahora veamos qué no debe faltar en tu maleta

Ropa

Durante un crucero experimentarás varios tipos de clima, temperatura y viento. Durante la mayor parte del día estarás expuesto al sol, pero puede que encuentres lluvias y el atardecer y amanecer son más frescos que en tierra firme. Por lo tanto debes llevar algunas prendas con las que estar preparado en cada ocasión.

Un sombrero de lluvia no sólo te protegerá del agua, también evitará estar siempre despeinado por el viento. Si no llueve, una buenas gafas de sol. Una chaqueta impermeable es imprescindible si llueve, pero además evitará que tu ropa se quede húmeda. Si decimos que conviene no llevar un gran equipaje, lo último que quieres es acumular prendas húmedas por el suelo de la cabina del crucero esperando a que llegue el sol para poder secarlas. Por supuesto querrás llevar bañadores, y durante la mayor parte del tiempo pantalones cortos y camisetas son ideales para el calor y tu comodidad, incluso para las cenas.

En el caso de las mujeres un pareo suele ser una prenda muy útil para combinar en distintos momentos de sol pero también de viento. Lo mejor para moverte por el barco e incluso para la ducha son unas sandalias de playa. Para las cenas o excursiones unas sandalias abiertas son lo ideal para acompañar los pantalones cortos y las camisetas.

Higiene y salud

Durante tu crucero,  el contacto frecuente con agua salada más el sol, se traduce en una piel reseca. Conviene llevar cremas faciales para la hidratación y solares para no quemarse. Vaselina o cacao para los labios también es importante, junto con toallitas húmedas con las que limpiar e hidratar frecuentemente.

No dejes de comprar una o varias bolsas de plástico transparente que protean tus cosas de la humedad, en particular el teléfono móvil. Así podrás guardar todas estas cosas, así como medicamentos que tomes habitualmente.

No tienes por qué, pero en previsión de sufrir mareos lleva unas pastillas tipo Biodramina, pero no te agobies con esto. Normalmente un crucero privado no se mete mar adentro y suelen moverse por costa y zonas bastante protegidas.

Accesorios

Aunque dispongas de ocasiones en las que cargar tu móvil, tablet o cámara de fotos, conviene que no te olvides de una batería de carga portátil extra. En más de un momento puede que la necesites.

Otra forma de aprovechar al máximo el espacio es si dispones de una bolsa con compartimentos para organizar tus cosas, colgándolo en el lavabo de la cabina. Tapones para los oídos o un antifaz para dormir puede ser también de gran utilidad si necesitas aislarte de tu entorno para dormir plácidamente.

La cabinas son confortables pero un entorno muy diferente al habitual de tu dormitorio y estos accesorios pueden ayudarte a conciliar el sueño. Por último una bandolera en la que llevar documentación o el propio móvil, o si lo prefieres una mochila pequeña, serán muy útiles para las excursiones que hagáis en tierra.

Pin It on Pinterest